Saltar al contenido
askcrops.com

Mejora de regadío mediante pivot sectorial

8 noviembre, 2015

Hoy quisiera hablaros de los pivotes centrales sectoriales. Como sabéis el riego por pivote central fijo lo podemos realizar, según las características de la parcela a instalar, mediante riego circular (360º); es decir, el riego de la superficie circular descrita por el radio del pivot en su totalidad o a través del riego de un sector determinado del círculo completo.

¡Vaya! que vamos a regar una porción del círculo, un “quesito” de la tarta, si lo queréis ver más gráficamente o, con más propiedad, un sector de riego determinado (de ahí su nombre para describir a este sistema de riego por pivot).

Lo que hace posible que este tipo de máquinas realicen tan sólo un sector de riego es lo que llamamos el mecanismo SECTORIAL ó AUTO-REVERSE que portan los cuadros de estos pivots.

Si vemos una fotografía de un cuadro sectorial estándar, veréis que normalmente acogen un selector parada/rebote que permite seleccionar si al final del recorrido queremos que el pivot «REBOTE»; es decir, reinicie su marcha en sentido contrario sobre la superficie mojada; o por el contrario, que haga una «PARADA» automática. En este último caso, será necesario rearmar el cuadro, para iniciar de nuevo el movimiento en sentido contrario.

Imagen_Selector_Sectorial

Los pivots centrales sectoriales tienen dos desventajas importantes frente a los pivots centrales circulares:

1º) Para un mismo radio o longitud de máquina, su coste/ha es siempre más elevado que en un pivot circular, ya que para un mismo coste de compra (es la misma máquina) la superficie regada es menor. En aquellos pivots que tan sólo riegan medio círculo (180º), la diferencia alcanza el doble.

2º) Siempre se inicia el riego sobre superficie mojada. Es decir, la irrigación se inicia donde ha finalizado la anterior. No nos queda más remedio que comenzar a regar sobre suelo mojado, salvo que hagamos un recorrido en vacío hasta la posición inicial, con el consiguiente coste adicional de tiempo y energía.

El regar sobre terreno mojado puede ser un inconveniente en tierras fuertes o con gran capacidad de retención de agua (zonas de vega, terrenos arcillosos, etc).

En estos casos es conveniente variar la pluviometría, actuando sobre el temporizador de velocidad del pivot, de manera que podamos compensar las dotaciones pluviométricas en los finales de campo en dos riegos consecutivos.

En todas las marcas punteras de pivots (RKD, Valley, Western, Lindsay, Reinke, etc) existen variantes digitales a los cuadros analógicos tradicionales, en los que se puede programar y configurar el final de campo o recorrido, así como la dotación pluviométrica variable al llegar a los topes o pantallas.

Por el contrario, son máquinas que pueden tener dos pequeñas ventajas, que compensen el mayor desembolso por hectárea:

1º) Al no completar una vuelta completa, no requieren colector, ahorrándonos este componente del pivot, que suele ser más o menos costoso, según el número de pistas (normalmente variable entre 9 y 13). La supresión de colector en el pivote central también supone una reducción del osible riesgo de averías y una reducción del coste de mantenimiento cuando la máquina tiene una cierta «edad». Normalmente, las

En estos casos (pivots sectoriales sin colector) se hace imprescindible dejar una porción de cable adicional en la parte del codo giratorio del pivote, con la finalidad de que, al no disponer de colector, que no se “retuerza” la manguera de alimentación de las torres (tramos).

2º) El que estas máquinas rieguen una superficie menor con el mismo radio, hace que la dotación requerida para el mismo cultivo, resulte menor que en un pivot circular, pudiendo instalar un diámetro de tubería inferior en la máquina, al ser menores las pérdidas de carga.

Os acompaño unas fotografías donde podéis apreciar la diferencia entre un pivot con y sin colector: